A medida que conocemos más acerca de los efectos del CBD en la humanidad, podemos naturalmente preguntarnos si el aceite de CBD podría ayudar a nuestras mascotas.

 

CBD oil can help your pets

 

Científicamente, la anatomía de los perros (y de la mayoría de los mamíferos) es similar a la anatomía humana. Los estudios en la última década han demostrado que la mayoría de los mamíferos también se poseen sistema endocannabinoide. Considerando que el CBD trabaja directamente con el sistema nervioso, podemos concluir que el CBD sí puede influir positivamente en nuestros perros.

Investigaciones y testimoniales han demostrado que el CBD ha ayudado a las mascotas de maneras diferentes.

Esta es una lista de varias condiciones que el CBD puede tratar (y/o curar) en las mascotas:

  • Alergias
  • Ansiedad
  • Apetito
  • Artritis
  • Cáncer
  • Dolor Crónico
  • Deterioro de la Calidad de Vida
  • Problemas Digestivos
  • Tumores Grasos
  • Glaucoma
  • Homeostasis
  • Inflamación
  • Problemas de Movilidad
  • Fobias (fuegos artificiales, tormentas)

Podemos suministrarle CBD a nuestras mascotas de diferentes maneras: con un gotero directamente en la boca, agregarse en los alimentos o golosinas, frotarse en la piel o dentro de las orejas.

La dosis suele variar dependiendo de la situación. Puede ser necesario experimentar un poco para determinar la cantidad y frecuencia correcta que debe ser administrada a nuestra mascota.

Típicamente se sugiere una dosis inicial de 1-5mg de CBD por cada 5kg (10lbs) de peso.

Comience con una dosis por debajo del rango. Los cambios generalmente ocurren dentro de los 30 minutos. Si no hay cambios después de una hora, aumente la dosis. Ocasionalmente, las mejoras tomarán más de un tratamiento. Para controlar el dolor, administre cada 8 horas aproximadamente. Para otros usos, o para romper patrones de comportamiento no deseados, administre una o dos veces al día. Recuerde que no existe posibilidad de sobredosis ni toxicidad asociada al CBD.